Suscríbete a la newsletter y no te pierdas las últimos consejos

No mostrar este mensaje de nuevo
Caída del cabello

Caída de pelo por estrés

  • 2021.05.31
  • 0
  • Compartir
Caída de pelo por estrés

Nuestro organismo puede sufrir ciertas alteraciones cuando tenemos ritmos de vida acelerados o nos enfrentamos a ciertas situaciones del día a día que se repiten durante un período. Ejemplo de ello es el estrés, un estado capaz de provocar, entre muchas cosas, la caída excesiva de pelo por estrés. A continuación conocerás todo lo que debes saber acerca de este tipo de caída del cabello.

Causas de la caída de pelo por estrés

El estrés puede afectarnos emocionalmente, de forma cognitiva, conductual y, como mencionamos antes, también es capaz de afectar a nuestro organismo de diferentes formas. Sin embargo, hoy nos centraremos en lo que es capaz de generarnos a nivel físico.

Vivir situaciones estresantes (como cuando nos mudamos de piso o nos enfrentamos a problemas personales, como un divorcio o la muerte de algún ser querido) es la principal causa de la caída de pelo por estrés.

Relación entre la caída de pelo por estrés y el ciclo capilar

Este estado desencadena una serie de reacciones químicas que pueden afectar a diferentes sistemas de nuestro organismo. En el caso que nos ocupa, el estrés afecta al ciclo del folículo piloso provocando la caída del cabello.

Para entender mucho mejor la relación entre la caída de pelo por estrés y el ciclo capilar es conveniente saber cada una de sus fases: fase anágena (fase de crecimiento del pelo), catágena (fase de reposo) y telógena (fase de caída).

La caída del cabello se denominará de una forma u otra, en función de la fase en la que estaba el pelo previo a su caída. En el caso de la caída del cabello por estrés, lo más común es que el cabello esté en fase telógena y por ello se dice que la caída del cabello es un efluvio telogénico.

Efluvio telogénico

El efluvio telogénico es una alteración de la velocidad del ciclo por la que atraviesa el folículo. Estos entran en una fase de descanso, provocando que el enraizamiento del cabello se debilite y se caiga. Acciones tan simples como peinarlo lo ponen en evidencia.

Efluvio anágeno

En contraposición, el efluvio anágeno o anagénico se produce cuando sucede una pérdida brusca de cabello, justo en su fase de crecimiento (fase anágena, de allí su nombre). En este caso, el cabello puede caerse de forma excesiva y en poco tiempo.

¿Cómo saber si la caída de pelo es por estrés?

Como ya hemos comentado en otros posts de caída del cabello, el estrés es una de sus principales causas. Por ello, es importante identificar cuanto antes el motivo de la caída para evitar que vaya a más y para que la recuperación sea lo más pronto posible.

Darse cuenta de que el cabello cae y que no crece como antes puede ser una situación desagradable que incluso se una a la propia sensación de estrés y de falta de control que se vive en un momento determinado.

Normalmente, la caída de pelo por estrés inicia después de haber pasado por un problema relacionado a este estado. En ese momento de sentir que lo peor ya ha pasado, es cuando puede aparecer la caída del cabello.

Al principio puede ser que no haya ninguna razón por la que se produzca la caída del cabello. Sin embargo, una vez que hayamos descartado fármacos, enfermedades u otros factores que pueden provocarla, es momento de preguntarnos por épocas de estrés que hayamos vivido recientemente.

Es allí cuando nos damos cuenta de que el único condicionante ha sido el estrés y lo que ha generado en el organismo las razones que han provocado la caída de pelo.

¿Cómo controlar la caída del cabello por estrés?

Aunque no existe una fórmula mágica para controlar la caída de pelo por estrés, lo más importante (especialmente para la salud emocional de la persona) es buscar soluciones para frenar la caída del cabello. A continuación te compartimos algunas de ellas:

Cambia tu estilo de vida

Vivir estresado y preocupándote por la mayoría de cosas que pasan en tu vida afectará tu salud tarde o temprano. Por ello, la primera solución para la caída del pelo por estrés es modificar tu estilo de vida, intentando llevar un ritmo más tranquilo.

Descansa y aliméntate correctamente

El descanso y la buena alimentación se reflejarán en tu cabello, especialmente si consumes alimentos ricos en nutrientes beneficiosos para tu pelo, como vitaminas, hierro y zinc. Durmiendo 8 horas y alimentándote sanamente contribuirás al control de la caída de pelo por estrés y, además, ¡tu pelo te lo agradecerá!

Utiliza tratamientos para frenar la caída del cabello

Si tu situación se está agravando, lo mejor será que acudas a un médico o farmacéutico e inicies un tratamiento para frenar la caída de cabello por estrés. El especialista te recomendará la solución más adecuada para tu caso, pero es importante que sepas que actualmente puedes encontrar diferentes complementos alimenticios, champús, ampollas y otros productos para frenar la caída del cabello.

Desde Pilexil te ofrecemos una amplia gama de productos que te ayudarán a frenar la caída de tu cabello, como las lociones  Pilexil ampollas  y Pilexil ampollas Forte, y Pilexil Spray Forte y los champús como Pilexil champú anticaída, especialmente diseñados para frenar la caída del pelo.

Nuestra gama también incluye Pilexil cápsulas y Pilexil cápsulas Forte, cuya fórmula está diseñada para nutrir y mantener las condiciones naturales de tu cabello por muchos años.

Finalmente, para los ritmos de vida acelerados, contamos con Pilexil Cápsulas Strensia, un complemento alimenticio con doble efecto que te ayudará a mantener tu cabello y te inducirá a relajarte, gracias a su fórmula con Passiflora incarnata.

En cualquier caso, es importante que apenas notes caída del cabello acudas a tu especialista de confianza para evitar problemas posteriores. No olvides que tu salud se reflejará también en el aspecto de tu pelo.

  • Compartir

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ver más