Otros
productos

Tricotilomanía: por qué las personas se arrancan sus propios cabellos

N. Jiménez. Psicólogo colegiado: M-20.181

¿Qué es?

La tricotilomanía es un trastorno de control de los impulsos que tiene como hecho fundamental el arrancarse repetidamente el propio cabello, pudiendo llegar a causar una alopecia notable.

En el pasado, la tricotilomanía se veía como la manifestación de un complejo deseo de hacerse daño a uno mismo: quien se arrancaba el pelo lo hacía para imponerse inconscientemente un castigo. Pero hoy en día todos los expertos en salud mental coinciden (y las personas que sufren de tricotilomanía) que no se experimenta ningún tipo de dolor al hacerlo. Más bien lo contrario, lo que sienten es placer, gratificación o alivio.

La tricotilomanía parece ser más común en mujeres que en hombres. Puede estar asociada a otros trastornos como el obsesivo compulsivo, el trastorno límite de la personalidad o la depresión, pero lo más común suele ser que se presente solo.

Las sensaciones de placer o de alivio de las que hablábamos al principio son claves a la hora de diagnosticar este problema. Si no están presentes, técnicamente no se trataría de una tricotilomanía, aunque hay expertos que ponen en duda que esto sea así. Para ellos, el simple hecho de arrancarse el pelo de la cabeza, las cejas, la barba o de otras partes del cuerpo, ya se debe llamar tricotilomanía.

¿Por qué ocurre?

El desarrollo de esta patología se suele relacionar con épocas de estrés, hechos traumáticos (pérdida de una persona cercana, robo, ser víctima de violencia…) o el miedo al abandono. El abuso de sustancias podría potenciar el desarrollo del trastorno.

Los factores depresivos también se suelen citar como factores predisponentes. No se puede decir que las personas que sufran de tricotilomanía compartan un rasgo concreto de la personalidad: los hay depresivos, ansiosos, extrovertidos, introvertidos, impulsivos… Es decir, parece que no hay un patrón claro de las causas que lo originan, ni de los factores de personalidad que mantienen el problema.

¿A qué partes del cuerpo afecta?

Aunque todas las áreas del cuerpo en donde haya pelo se pueden ver afectadas, lo más habitual es que el cuero cabelludo sea la zona más dañada. Cejas, pestañas o barba también suelen ser habituales, mientras que arrancarse el pelo del pecho, antebrazos o la zona púbica se produce en número de casos mucho menor.

Las personas que sufren de tricotilomanía suelen arrancar el pelo de cuajo, aunque también se puede observar cabellos rotos debido a la  falta de pericia. El arrancado no suele ser doloroso, aunque la zona afectada puede resultar dañada por culpa de las uñas, pudiendo llegar a lesionar el área, produciendo una cicatriz. Algunas personas se comen el pelo que han cercenado, un acto que se denomina tricofagia. Este trastorno agravaría la situación, ya que podría llegar a producir obstrucciones intestinales.

¿Cómo se trata?

El tratamiento de la tricotilomanía es variado. En una primera fase es importante eliminar la causa y para ello se utilizan fármacos como antidepresivos o ansiolíticos para acabar con este problema. Pero lo más habitual es el tratamiento psicológico, desde el punto de vista cognitivo-conductual.

En él, lo fundamental es que el paciente sea consciente de cuándo se arranca el cabello ya que muchas veces esta conducta se produce de forma casi involuntaria. También es importante que identifique situaciones de riesgo, por ejemplo, cuando ve la televisión o cuando habla por teléfono, y que realice conductas incompatibles con el arrancado. Aprender a relajarse también es fundamental en el tratamiento de este problema

En una segunda fase es importante tener en cuenta que el cabello tiene proximadamente unos 25 ciclos. Al  arrancarse el cabello se reducen las posibilidades de repoblación.

Por ello es conveniente dar todos aquellos nutrientes que el cabello requiera para su nacimiento y crecimiento, asegurándonos  una dieta completa o en su defecto, recomendando complementos alimenticios para ello.

Estrés postraumático y caída de cabello

N. Jiménez.  Psicólogo colegiado: M-20.181 El estrés postraumático es un tipo de trastorno de ansiedad que puede ocurrir después de que una persona haya presenciado un hecho traumático o un acontecimiento estresante que haya amenazado su integridad física. Sucesos como atentados terroristas, agresiones sexuales o situaciones de violencia pueden hacer que este trastorno aparezca, pudiendo … Continued

Por favor, gira tu dispositivo móvil a la posición vertical y navega por Pilexil .com de forma más cómoda y práctica. Gracias.